Acerca de...



4 de septiembre de 2011

La leyenda del kebab mixto sin ternera.


Hace mucho, mucho tiempo, en un mundo habitado por rollos de kebabs salvajes y trozos de pizza rancios, vivía un clan selecto de kebabs mixtos venerados por todas las razas de la existencia. Desde los trozos de bacom podridos hasta las patatas medio hechas medio crudas, todos respetaban y envidiaban a la llamada nobleza mixta.
Sin embargo, había uno de ellos que era diferente del resto. Por fuera era como todos los demás, pero él sentía que le faltaba algo en su interior, su esencia como miembro del clan de los mixtos, algo que hacía que los demás kebabs mixtos lo consideraran inferior: llevaba pollo, pero carecía de ternera.

Cuando se hizo pública su deformidad, el kebab mixto sin ternera, apodado "carne sucia", fue exiliado dúramente por el resto de su clan, condenado a vagar por la tierra de las lechugas secas y esas otras de color violeta que nunca me acuerdo de cómo se llaman.
Es entonces cuando, triste y medio tostado por un lado, supo que le esperaba una gran aventura. Y dicha aventura estaba a punto de comenzar...


En medio de una tormenta de salsa picante, el kebab mixto sin ternera se adentró en la profundidad de una cueva como refugio en la picante noche. Buscó especias para prender una pequeña hoguera, y con el fuego, un extraño ser despertó de su letargo en la penumbra. Asustado, el tembloroso kebab mixto sin ternera grito a la oscuridad -¡déjate ver!- y con el sonido del eco, la criatura dio unos pasos, mostrando su figura a la luz de la hoguera de especias.

El extraño ser resultó ser un viejo trozo de pizza "Jamón y queso" sin queso pero con tomate así un poco por encima. El pobre y asustado kebab mixto sin ternera goteaba salsa de yogourt por entre sus piernas. Y entonces el viejo trozo de pizza "Jamón y queso" sin queso pero con tomate así un poco por encima susurró... -...no temas, no quiero hacerte daño...- y extrañado, el joven kebab mixto sin ternera le preguntó -¿quién eres?- Y él, con voz de pizza vieja, empezó a chapurrear palabras intrigantes a la par que aburridas...
-Como tú, antaño fui repudiado. Expulsado por mi raza por no ser como ellos, me establecí en esta cueva para vivir en paz y armonía. Apodado como viejo trozo de pizza Jamón y Queso sin queso pero con tomate así un poco por encima, comencé a contar una vieja leyenda prohibida a viajeros de todos los lugares, los cuales partían incesantes en busca de fama y gloria, pero en estos tiempos ya nadie quiere oír a un viejo trozo de pizza, y todos cayeron en el olvido...

-Un momento... ¿Qué leyenda prohibida?- preguntó el kebab mixto sin ternera, extrañado, que no extreñido.

-"La leyenda del trozo de papel de aluminio" cuenta que hace milenios, los creadores de puestos de kebabs, en su finita infinidad, fabricaron un rollo de papel de aluminio único y misterioso con un poder tan inmenso que hasta los propios creadores de puestos de kebabs tuvieron miedo de ser aniquilados por la codicia de poseerlo. Así pues, tiempo después volvieron a reunirse en la trastienda de la existencia y, juntando todo su poder, destruyeron el rollo de papel de aluminio para siempre. Sin embargo, la leyenda cuenta que un pequeño trozo de papel de aluminio se perdió en la eternidad, y algunos piensan que aún sigue escondido por alguna parte, un poco sucio y lleno de polvo, pero con una porción del poder que contenía el rollo completo. Se dice que el que se envuelva en el trozo de papel de aluminio, alcanzará la inmortalidad, conservándose siempre fresco y en buen estado. Pero por ahora... nadie ha demostrado su existencia...- contó el trozo de pizza "Jamón y queso" sin queso pero con tomate así un poco por encima.

Ojiplático, el kebab mixto sin ternera se levantó de un salto y con un trozo de masa en alto juró que emprendería la búsqueda del legendario trozo de papel de aluminio, y una vez encontrado, pensaría entonces qué hacer con él. Pero a pesar del tocho de historia que le había soltado el anciano, todavía seguía siendo de noche, así que durmió para comenzar su viaje al día siguiente, con la luz de la mañana.


A la mañana siguiente se dió cuenta de que no sabía por dónde empezar, pero igualmente, el kebab mixto sin ternera salió en busca del trozo de papel de aluminio... Y pasaron años, caminó por tierras lejanas, y sucedieron muchas cosas que no merecen ser contadas, como la intensa batalla contra el cortador de carne en el abismo del fuego templado tirando a frio, o la pequeña persecución en el lago de aceite hirviendo de la tierra del potato.

El kebab mixto sin ternera había dejado de ser un joven rollo de masa con cosas raras dentro. Había crecido, se había convertido en un viejo rollo de kebab mixto sin ternera, y en su masa se apreciaban heridas y marcas de una vida llena de peligros y aventuras buscando el maldito trozo de papel de aluminio. Hasta que un día, en lo profundo de la profunda profundidad de una cueva cuyo nombre no viene a cuento, el viejo kebab encontró la entrada a un templo sagrado, con extraños jeroglíficos haciendo referencia a algo misterioso, y debajo una flecha inscrita con letras que decían algo como "Legendario trozo de papel de aluminio, por allí."

Así que después de un tiempo analizando esos extraños dialectos, se adentró en el templo y en una pequeña y no muy interesante sala pudo apreciar un pequeño reflejo en mitad de un foco de luz... El trozo de papel de aluminio había sido encontrado por fin.
El kebab mixto sin ternera se envolvió con el trozo de papel de aluminio, y una luz cegadora salió de su interior. Después de varias acrobacias raras en el aire y rayos mal dibujados tipo Los inmortales, se posó en tierra y sintió el inmenso poder que aguardaba en su interior. Se había vuelto, al parecer, el ser más poderoso desde los creadores de puestos de kebabs, y decidió que usaría su poder para luchar contra las fuerzas del horror y la maldad.

Fue entonces cuando salió del templo, llegó a la superficie y al ver la luz del día, una mano gigante calló del cielo cual rayo cegador, y sin más, agarró al viejo kebab mixto sin ternera y lo engulló con rapidez.

Y así terminó la leyenda del kebab mixto con pollo pero sin ternera.






2 comentarios:

Tomica_naranja dijo...

lo tuyo... lo tuyo no tiene nombre.... U.U

-=Charley=- dijo...

xD Entonces nu te ha gustado? :(

Entradas mas visitadas: